miércoles, 15 de noviembre de 2017

"Choque de reyes" de George R. R. Martin


"La cola del cometa rasgaba el amanecer; era una brecha roja que sangraba sobre los riscos de Rocadragón como una herida en el cielo rosa y púrpura.

El maestre estaba de pie en el balcón de sus aposentos, azotado por el viento. Allí era adonde llegaban los cuervos tras un largo vuelo. Sus excrementos salpicaban las gárgolas de cuatro metros que se alzaban a ambos lados del hombre, un sabueso infernal y un wyvern, dos de las miles que vigilaban desde los muros de la antigua fortaleza. Cuando llegó a Rocadragón, el ejército de seres de piedra lo ponía nervioso, pero con los años se había acostumbrado a ellos. En aquel momento los consideraba viejos amigos. Los tres juntos observaron el cielo como si fuera un mal presagio.
 
El maestre no creía en las profecías. Aun así, pese a su avanzada edad, Cressen nunca había visto un cometa ni la mitad de brillante que aquél, ni de aquel color, aquel color espantoso, el color de la sangre, las llamas, los ocasos… Se preguntó si sus gárgolas habrían visto alguna vez uno semejante. Llevaban allí mucho más tiempo que él, y allí seguirían mucho después de que muriera. Si las lenguas de piedra pudieran hablar…".
 
Después de estar acompañada durante varias semanas por “Choque de reyes” en mis viajes matutinos en autobús se acabó lo que se daba. El pasado viernes, cuando todavía faltaban cuatro kilómetros para llegar a mi destino laboral, terminé su lectura. Más de novecientas páginas leídas sin apenas darme cuenta. ¿Qué os puedo contar sobre este sensacional libro que no sepáis? Es difícil comentarlo en su condición de segundo de la saga “Canción de hielo y fuego” sin desvelar algunos spoilers, pero ¿a quién le importa ya? si el que no ha leído la novela ha visto la serie.
 
En mi opinión, este libro, magníficamente escrito y particularmente extenso, es como una transición de la primera entrega hacia la tercera. En el primero, “Juego de tronos”, se plantea la historia de forma espectacular y el autor nos presenta el elenco de personajes. En el tercero, “Tormenta de espadas”, estalla la guerra de todos contra todos; pero para llegar a ese punto tenemos que conocer una serie de sucesos encadenados que desembocan en la cruenta guerra; y eso es justo lo que narra este volumen.
 
Empieza con un cometa color rojo sangre que cruza el cielo cargado de malos augurios tanto para unos como para otros. A pesar de pertenecer a diferentes pueblos, a diferentes culturas o a diferentes religiones, el cometa no les aporta nada positivo a ninguno de ellos. Su color rojo presagia que se acerca la batalla por la sucesión del Trono de Hierro en la que miles de personas verterán su sangre. 
 
En el Norte hay movida. Tras la muerte-asesinato del Rey Robert (“el usurpador” como le llama Daenerys con razón) todos pretenden ser el legítimo rey y así se autoproclaman como quien no quiere la cosa. Demasiados reyes, de ahí el problema.
 
A estas alturas de la historia y tras la pérdida de Eddard Stark (mi personaje favorito y que me duró un suspiro), me considero afortunada porque mi otro gran favorito sigue vivo. Tyrion Lannister me parece una joya de personaje, con una inteligencia fuera de lo común y una valentía a prueba de bomba que le han hecho sobrevivir en un mundo cruel en el que las personas como él no tienen cabida. En este volumen, Tyrion llega a ser nombrado Mano del Rey, impensable conociendo a los demás personajes que le rodean: su encantadora hermana la Reina Cersei, su adorable sobrinito el Rey Joffrey, su magnánimo padre Tywin Lannister... Además, su astucia y su valor tienen mucho que ver con el triunfo de los Lannister en la batalla de Aguasnegras contra Stannis Baratheon. Los capítulos dedicados a Tyrion son mis preferidos (junto con los de Jon Nieve) y, llamadme loca, pero creo firmemente que Tyrion es Targaryen. Al tiempo...
 
Otros capítulos que también leo con pasión son los dedicados a Jon Nieve y a la Guardia de la Noche que, en esta entrega, tienen una arriesgada misión que cumplir: algunos de ellos son enviados al Norte a reconocer los territorios que se encuentran más allá del Muro de hielo. Jon se verá envuelto en un suceso que cambiará su vida (otra vez) para siempre. Jon Nieve es el tercero de mis personajes favoritos por su honestidad, su sentido del honor, su franqueza, su valentía y su bondad; aunque en los últimos capítulos me parece que está un poco “despistadillo”. Creo que es el único que no se da cuenta de cuál es su verdadero papel en toda esta historia. Esta saga da para mucho.      
 
Al otro lado del océano, Daenerys Targaryen sigue a lo suyo y lleva a su pueblo (o lo que queda de él) hasta una ciudad en la que cree poder conseguir los barcos que necesita para declarar la guerra y reconquistar los Siete Reinos; pero en esa extraña ciudad nada es lo que parece y se lleva más de una sorpresa. Mira que es cansina esta chica. Al principio me hacía gracia porque, como todo el mundo, también tengo mi propia teoría sobre quién es realmente ella y hacia dónde nos conducen sus actos (ya hablaremos, ya...); pero ahora... es que no puedo... Tiene una obsesión que no es normal con recuperar el trono y el reino y los dragones ¡uf! Además, en este tomo su historia no avanza mucho. 
 
En resumen: traiciones, ambición, injusticias, lucha por el poder, muerte y nuevas e insospechadas alianzas para una estupenda y apasionante continuación de la saga, muy bien escrita, con giros inesperados en las diversas tramas, y el avance de la magia cada vez más presente en este mundo imaginario.
 
Y para finalizar pido al Sr. Martin que Eddard Stark, injustamente ejecutado, vuelva. Le echo mucho de menos. ¡Snif, snif!

miércoles, 8 de noviembre de 2017

Fracasar

Tengo el cuerpo tan hecho al fracaso que éste ya me produce indiferencia. No ha sido por falta de empeño, de constancia o de ambición como dicen por ahí. Ni tonterías de esas del pensamiento positivo y demás trampas que sólo sirven para vender libros de autoayuda a un montón de incautos que creen que por desear curarse de una grave enfermedad o superar sus problemas económicos o cualquier otra cosa van a conseguirlo únicamente por pensar que pueden hacerlo.
 
Me río yo de los que opinan: "Si quieres y lo deseas de verdad, puedes" y de los que dicen: "Me lo propuse, trabajé duro y, al final, lo conseguí. Todos podemos hacerlo, todos podemos lograrlo". ¡Ja! ¿Y qué hay de todos aquellos que también lo desearon con todas sus fuerzas, también trabajaron duro y no lo consiguieron? ¿Qué pasa con ellos? ¿Es que no lo merecían?
 
Pensar siempre en positivo lo único que hace es generar un mundo imaginario en nuestra mente que nos impide ver la realidad. Por muchas frases bonitas que te digas a ti mismo a todas horas, el auténtico problema que tienes y que te hace sufrir no va a desaparecer; y por mucho que te digas "no me duele, no me duele, pienso en positivo, no me duele", el dolor no va a desaparecer como no pongas remedio yendo a la consulta de un médico que determine qué enfermedad te aqueja y cuál es el mejor remedio para curarla.
 
Aunque logres engañar a tu mente y convencerte de algo no quiere decir que sea real. Los problemas se resuelven enfrentándonos a ellos cara a cara y tomando decisiones reales, no mirando hacia otro lado pensando lo felices que somos y esperando que desaparezcan por arte de magia.
 
No estoy hablando de ser negativo. Eso nunca, porque ya te predispone a fracasar y tan malo es pensar siempre en negativo como pensar siempre en positivo. Estoy hablando de ser realistas y de aprender a resolver nuestros problemas.

miércoles, 1 de noviembre de 2017

"Otra vuelta de tuerca" de Henry James


Caramelos de vampiros, una brujita-calabaza iluminando la escena para entrar en situación, brochetas con terroríficas gominolas de Halloween, una lata de mi bebida favorita y mi inseparable libro electrónico. Como podéis ver estoy más que preparada para vivir una noche de miedo con la lectura de "Otra vuelta de tuerca" de Henry James.
 
Esta iniciativa surgió a través de algunas "conversaciones" por twitter con otros blogueros y consiste en leer esta novela e ir comentando nuestras impresiones "en directo" a través de las redes sociales o publicando una entrada en el blog. Yo me he decantado por esta última porque he pensado en leerla esta noche de Halloween del tirón y subir la entrada en el momento que termine con ella (o ella conmigo).
 
Estoy muy ilusionada con esta pequeña aventura pues no he leído nunca esta novela y apenas sé nada sobre ella. Lo único que conozco es que es una de las mejores novelas sobre fantasmas que se han escrito jamás y que su argumento gira en torno a una joven institutriz sin experiencia que se hace cargo del cuidado de dos niños huérfanos de los que su tío no quiere saber nada. No es mucho para empezar ¿verdad? Mejor, así el descubrimiento será mayor.
 
He estado echando un vistazo a la novela y he visto que tiene 24 capítulos más una introducción; así que he pensado que me pasaré por aquí para dejaros mis impresiones cada cuatro capítulos.
 
Y sin más preámbulos, en este preciso instante (las 22:46 horas), doy por inaugurada la "fantasmagórica" lectura de "Otra vuelta de tuerca" de Henry James.
 
23:40 horas: Tras leer la introducción y los tres primeros capítulos me paso por aquí para deciros que estoy tan fascinada con esta novela como lo está la joven protagonista con la nueva vida que se ofrece ante sus ojos.
 
En la introducción nos encontramos en una reunión de amigos en la que se cuentan historias de terror. Uno de ellos, Douglas, anuncia que en los próximos días les va a explicar la más terrorífica de todas, lo que hace que nos vayamos preparando para pasar miedo del bueno.
 
De momento, tras los primeros capítulos no ha pasado nada más que presentarnos el lugar donde se van a desarrollar los hechos y darnos a conocer a los personajes. Todo de manera muy detallada y minuciosa lo que me está haciendo meterme de lleno en la novela.
 
La institutriz, de la que todavía no conozco su nombre, está muy impresionada con la majestuosa mansión, la hermosa campiña repleta de flores en plena primavera, la magnífica acogida que ha tenido en Bly y la angelical belleza de los niños. Creo que esta joven no ha vivido mucho y que tanto lujo la ha deslumbrado.
 
Voy a continuar con la lectura porque la he dejado en un punto en el que la joven ha visto un extraño hombre en una de las torres de la casa. A ver quién es.
 
00:37 horas: Ya estoy de lleno metida en la historia. Ha habido dos extrañas apariciones de fantasmas en diferentes lugares de la enorme mansión. La joven institutriz ha sido la protagonista de ambos encuentros y eso la está desestabilizando emocionalmente. Cree que son los espíritus de un criado que murió en circunstancias poco claras en un camino cercano y el de la anterior institutriz de los niños. Lo raro es que ella es la única que percibe estas presencias y está empezando a dudar sobre si los niños no las perciben por su inocencia o sí que las perciben, son conscientes de ello y, en un alarde de malignidad, se lo están ocultando.
 
Si yo fuera ella ¡a buenas horas estaría todavía en esa casa! Me hubiera largado ipso facto.
 
Por cierto, acabo de recibir un mensaje de una amiga que sabe que esta noche me iba a dedicar a la lectura de esta novela y me dice que hay una película basada en ella. Me envía el enlace y me aconseja que escuche la banda sonora de la misma. Os dejo el vídeo de la banda sonora para que juzguéis por vuestra cuenta.
 
 
 
Inquietante ¿verdad?
 
01:17 horas: ¡Qué fácil se lee esta novela! Mirad qué hora es y ya estoy en el ecuador de la historia. Las fantasmagóricas apariciones se van sucediendo de una forma tranquila, sin grandes sustos ni momentos terroríficos; así que por ese lado no siento ningún miedo. La que me tiene un poquito mosqueada es la institutriz (sigo sin saber su nombre), pues creo que está demasiado obsesionada con los niños y con protegerlos de los fantasmas que parece que solo ve ella. En el relato utiliza muy a menudo expresiones posesivas para referirse a ellos como "mi niño" u otras parecidas. Es como si tuviera miedo de que algo o alguien se los arrebatase. No sé, no me gusta esta chica.
 
01:57 horas: ¡Madre del Amor Hermoso! La cosa está al rojo vivo. No son los fantasmas lo que me dan miedo sino la institutriz. Esta chica ha perdido totalmente el oremus cuando en una conversación con la señora Grose le grita refiriéndose a los niños: "No son míos... no son nuestros. ¡Son de él! ¡Son de ella!" A continuación la pobre señora Grose la amenaza con abandonarla si persiste en su actitud. Incluso los niños se han dado cuenta de que algo falla en la mente de su novata institutriz y Miles, el mayor de los dos, se enfrenta a ella interrogándola sobre si su tío tiene conocimiento de que está sin escolarizar. Asimismo le informa de que está pensando en escribirle para que vaya a Bly a verlos y a comprobar por sí mismo si su educación está siendo la correcta. Esto hace perder el control de sus actos a la institutriz.
 
Ya me queda poquita historia por descubrir ¡qué pena! Me está gustando mucho.
 
03:30 horas: Acabo de terminar la lectura y todavía estoy en shock. Tengo la sensación de haber leído una de las mejores novelas de terror que se hayan escrito jamás a pesar de que, en mi opinión, el terror no procede de los fantasmas ni de sus apariciones sino de la institutriz. A medida que avanzaba en la lectura no me lo podía creer, pero esa es mi conclusión al llegar al final.
 
La institutriz sin nombre es la fuente de todos los males y de todos los horrores que pueblan esta magnífica novela. Una joven sin experiencia ni de la vida ni de trabajo, con una marcada inseguridad, llena de miedos y complejos, con un gran sentimiento de inferioridad y de no estar a la altura del mundo que la rodea se encuentra de pronto un día con un hombre atractivo, cautivador y rico que le ofrece trabajo de institutriz de sus sobrinos. Ella que se siente insignificante confunde este hecho con un supuesto enamoramiento y no desea defraudarle. Una vez en Bly todo le sobrepasa: la lujosa casa, los educadísimos niños, la amabilidad del servicio. Empieza a ser consciente de que no está preparada para afrontar ese reto y sufre una fuerte presión psicológica, obsesionándose con los niños y con los antiguos criados que les cuidaron. Esta presión estalla en un final apoteósico cuando ella misma destruye a quien tan obsesionada está por cuidar y por salvar.
 
Esta novela me ha entusiasmado y, dentro de un tiempo, estoy segura de que volveré a leerla. Supongo que la próxima lectura será diferente porque, conociendo el final, iré dándome cuenta de muchos detalles que en una primera lectura han podido pasarme desapercibidos.
 
Ahora, para rematar, me voy a ver la película. Por si la queréis ver os la dejo aquí abajo. 


"The Innocents" (1961)


Me ha gustado mucho leer esta novela en una noche tan señalada. La experiencia ha sido muy positiva así que, desde este momento, empiezo a buscar otra novela de terror que no haya leído para la noche de Halloween del año que viene.