jueves, 23 de marzo de 2017

Baby Pelones, los muñecos más valientes del mundo



Desde hace unos cuantos meses podemos encontrar a la venta estos preciosos muñecos que podéis ver en la foto. Son los Baby Pelones, los muñecos más bonitos y más valientes del mundo.
 
Estos muñecos se han creado para ayudar a los miles de niños que cada día luchan con mucha fuerza y valentía contra el cáncer. El cien por cien del beneficio obtenido por su venta va destinado a la Fundación Juegaterapia para alegrar la vida de los niños enfermos.
 
Está demostrado que el juego es una de las mejores terapias para animarles y ayudarles a sonreír, por eso esta fundación se dedica a llevar el juego a los hospitales y a crear zonas dentro de ellos donde se puedan olvidar durante unas horas del duro trance por el que están pasando, como los jardines que están construyendo sobre las azoteas de algunos hospitales.
 
Los Baby Pelones no tienen pelo, pero sus cabecitas están cubiertas por una pequeña colección de pañuelos diseñados, entre otros, por Alejandro Sanz, Vicky Martín Berrocal, el Hombre de Negro, Rossy de Palma, Amelia Bono y, el más especial de todos, un pañuelo con diseño de flores que ha creado María, una pequeña campeona que actualmente está en tratamiento.
 
En el establecimiento donde los he encontrado hay tres modelos diferentes de muñecos: el sonriente, el "morritos" y el sorprendido. Así podemos elegir el que más nos guste o el que más nos llegue al corazón.
 
Los que veis en la foto de arriba son los dos que he comprado yo: el sonriente con el pañuelo diseñado por Alejandro Sanz y el sorprendido con el pañuelo diseñado por el Hombre de Negro. En los pañuelos hay mensajes de motivación como "yo soy fuerte" y "no tengo miedo".
 
Comprando Baby Pelones estamos comprando felicidad para los que sufren. ¿Puede haber algo más bonito en el mundo?

 
"La quimio jugando se pasa volando"
 
 
 
 

jueves, 16 de marzo de 2017

"Revival" de Stephen King


"Al menos en un sentido nuestras vidas son ciertamente como las películas. El elenco principal se compone de la familia y los amigos. Los actores secundarios son los vecinos, los compañeros de trabajo, los profesores y los conocidos. Están también los papeles de reparto: esa cajera del supermercado de sonrisa bonita, el camarero cordial del barucho del barrio, los otros socios del gimnasio junto a los que hacemos ejercicio tres días por semana. Y hay miles de figurantes, todas esas personas que pasan por nuestra vida como agua por un cedazo, personas a quienes vemos una sola vez y nunca más".
 
Durante un tiempo tuve bastante olvidado a Stephen King. Años atrás leí casi todas sus novelas y no sé si es porque me saturé o porque sentí que el nivel bajaba, el caso es que dejé de correr despavorida a la librería cuando me enteraba de alguna nueva publicación. En mi opinión, sus mejores novelas ya estaban escritas. Novelas como "Carrie", "El resplandor" o "Cementerio de animales" eran las que yo consideraba la cumbre de su obra. Esto fue así durante un tiempo, hasta que publicó "22-11-63".
 
Con "22-11-63", novela que compré sin mucha prisa pero que después leí con creciente entusiasmo, me volvió a atrapar en sus redes. Me encantó la novela y, sobre todo, me encantó el final. Un final único, especial, entrañable y que no podía ser más mejor. Pues bien, con "Revival" lo ha vuelto a hacer. Me ha atrapado de nuevo y esta vez me quedo para siempre, ¡lo prometo!
 
La historia empieza cuando Jamie Morton tiene apenas seis años y vive en la pequeña población de Harlow junto a sus padres, Richard y Laura, y a sus cuatro hermanos. Un día, estando en el jardín de su casa jugando con sus soldaditos de plástico, una oscura sombra humana se cierne sobre él. Es Charles Jacobs, el nuevo pastor que ha llegado al pueblo para ocuparse de la iglesia. Enseguida simpatizan y entre ellos surge un vínculo que les unirá para siempre.
 
Al reverendo le acompañan en este nuevo destino laboral Patsy, su joven y bonita esposa, y Morrie, su pequeño hijo al que todos apodan el Lapa. Es una familia muy querida y muy popular en el pueblo por la cercanía y la amabilidad con la que se relacionan con todos los habitantes,  asistan o no a la iglesia. La amistad entre Jamie y el pastor va en aumento y, un buen día, Jacobs le habla al pequeño sobre su gran afición por la electricidad, a la que considera fuente de toda vida. El niño asiste estupefacto a algunos de los experimentos eléctricos y milagrosas curaciones del reverendo que, por su inocencia infantil, no alcanza a comprender.
 
Pero una terrible desgracia lo cambiará todo. Patsy y Morrie fallecen trágicamente en un accidente y este hecho perturbará a Jacobs de tal manera que marcará el resto de su vida. Tras el Sermón Tremebundo que pronuncia en la iglesia en el que niega la existencia de Dios y atribuye la Creación y la Vida al Santo Voltaje horrorizando a los habitantes de Harlow, el reverendo es despedido.
 
A partir de este punto de inflexión, el autor nos va relatando con gran habilidad y de forma tranquila y pausada la vida y la evolución de Jamie: se va haciendo mayor, empieza a tocar la guitarra en un grupo musical llamado "Rosas Cromadas", vive su primer amor con Astrid, se aleja de su familia, empieza a consumir drogas,... Una vida cotidiana en la que Stephen King nos vuelve a demostrar su genial maestría en la descripción de los personajes. Una vez más, con el personaje principal parece mostrarnos una imagen de sí mismo y de su experiencia personal con todo tipo de adicciones. Nadie como él puede hacer que un personaje, que sabemos de ficción, resulte tan real que acabemos creyendo que verdaderamente existe.
 
En un determinado momento de la vida de Jamie, en el que está sumergido en el mundo de las drogas hasta un punto en el que ya nada tiene sentido para él, se cruza de nuevo en su vida el reverendo Jacobs. Le habíamos perdido la pista durante muchas páginas pero su reentrada en la historia nos pone los pelos de punta. Jacobs ha cambiado ¡y de qué manera! Su vieja afición por la electricidad se ha convertido en una obsesión que el antiguo pastor está llevando a límites insospechados. Jamie se queda con él como única tabla de salvación para todos sus problemas, a pesar de no gustarle la nueva faceta de su viejo amigo.
 
La historia continúa de forma que las vidas de ambos se entrecruzan una y otra vez. Al mismo tiempo que podemos apreciar la mejoría en todos los aspectos vitales de Jamie asistimos con pavor a la caída en picado hacia los infiernos de Charles Jacobs en una espiral sin límites que nos conducirá hasta un extraordinario y terrorífico final.
 
Esta inquietante novela rinde homenaje a uno de los grandes maestros del terror, H. P. Lovecraft, y a sus historias de terror cósmico; pero también podemos encontrar claras alusiones al "Frankenstein" de Mary Shelley, sobre todo en la ambientación del final.
 
En resumen, otra estupenda novela del maestro King que no debemos dejar pasar por alto. Si no la habéis leído todavía, ¿a qué estáis esperando?   
 

"Que no está muerto lo que yace eternamente, y en los eones por venir aun la muerte puede morir".
 

viernes, 10 de marzo de 2017

Otras lecturas...

 
"El baile de las luciérnagas" de Kristin Hannah.-  Escogí esta lectura por ser la nueva novela de la autora que batió records con su anterior libro, "El ruiseñor". Aunque tengo que reconocer que no lo había leído y me dejé llevar por las reseñas tan favorables que encontré en diferentes blogs. En esta ocasión nos cuenta la historia de amistad entre dos mujeres, Kate y Tully, que empieza en su adolescencia y se prolonga durante toda su vida.
 
Mi concepto de la amistad está en las antípodas de lo que nos muestra esta novela. No me parece en absoluto creíble que ambas protagonistas sean "las mejores amigas para siempre", por más que se empeñen en repetirlo una y otra vez durante toda la novela llegando a ser cansino, porque no es cierto. Es una amistad que surge de la nada, no hay una base en la que apoyarse. Se encuentran una noche y ya son amigas forever and ever; así, sin más. En mi opinión, la amistad entre dos personas se forja con el tiempo, compartiendo vivencias, compartiendo los mismos gustos o las mismas inquietudes, compartiendo valores. Creo que la amistad se basa en dos pilares fundamentales: la lealtad y la sinceridad. Sin estos dos elementos, no nos engañemos, no hay amistad que valga.
 
En mi opinión, Tully es la "anti-amiga". No le importa nada ni nadie, va a lo suyo. No entiendo que en la novela se nos remarque (porque se repite varias veces) que es una chica "con mucha personalidad" cuando lo que de verdad le pasa es que es insoportablemente egoísta. Tampoco entiendo que se dirija a Kate llamándola "bruja", "arpía", "cabrona", "so foca" y otras lindezas por el estilo; y mucho menos el "tonteo" que se trae con su marido sabiendo el daño que le hace a "su amiga".
 
Alguien que me trata así no sería mi amiga y creo que de Kate tampoco porque ¿dónde se ha visto que tenga miedo de decirle a su amiga que le gusta un chico?, ¿por qué no le dice que no quiere seguir los planes que Tully ha organizado por su cuenta y riesgo sin contar con su opinión?, a un amigo ¿le tenemos miedo?