jueves, 5 de noviembre de 2015

El incidente Rossi-Márquez


Desde hace unos días no se habla de otra cosa. En la radio todos los programas deportivos y muchos que no lo son están constantemente haciendo referencia al “incidente”; por televisión no dejan de emitir las imágenes grabadas desde varios puntos diferentes para intentar demostrar que sí fue una patada o para intentar demostrar todo lo contrario; en la prensa encontramos gran cantidad de artículos en los que todo el mundo opina, unos a favor y otros en contra; en el autobús cada mañana es la comidilla (además, el chófer es de Cervera, conoce a la familia Márquez y nos intenta convencer de esto y de lo otro durante todo el viaje); en el trabajo; en la cafetería donde voy a almorzar; por todas partes se habla del tema. Así que, después de escuchar miles de opiniones, me he decidido a dar la mía y ¿dónde mejor que en mi blog para hacerlo?
 
Como ya os he comentado en más de una ocasión en mi familia siempre ha habido mucha afición por el motociclismo. Somos de los que nos levantamos si van a emitir las carreras en directo a las tantas de la madrugada para verlas, caiga quién caiga, y de los que comemos tarde si las carreras se emiten justo a mediodía. Creo que también os dije que en alguna ocasión he tenido la oportunidad de ver un gran premio en vivo y en directo. Por eso, porque nos gusta el motociclismo, estamos muy decepcionados con lo ocurrido en Sepang.
 
Mis pilotos favoritos son Rossi y Márquez, justo los dos que se han visto implicados y por eso me es difícil tomar partido por uno de ellos. Mi madre, como dice ella misma, “es más de Lorenzo” pero tampoco le ha gustado ni pizca su comportamiento en todo este embrollo.
 
¿Quién tiene la culpa de lo que pasó? Pues creo que cada uno se lleva su parte. Poco después de empezar la carrera en mi casa empezaron a oírse comentarios tales como: “pero ¿qué hace?”, “se le ha ido la olla”, “¿qué está haciendo?”. Todos referidos al comportamiento que estaba teniendo Márquez en carrera. No podíamos creer lo que veíamos y no entendíamos por qué no se limitaba a hacer su carrera y dejar en paz a Rossi, del que supuestamente es fan y amigo. Cuando Márquez se apartó para dejar pasar a Lorenzo, estallamos al unísono: “No me lo puedo creer... ¡LE HA DEJADO PASAR! ¡LE HA DEJADO PASAR!”
 
A partir de ese momento asistimos incrédulos al espectáculo que se ofrecía ante nuestros ojos. Un desconocido Márquez ralentizó su ritmo frenando y esperando a Rossi que venía por detrás e inició un peligroso juego de adelantamientos y pasadas al límite. Desde el principio fue a por él en una absurda lucha en la que Marc no se jugaba nada, entorpeciendo lo que pudo ser una carrera épica entre Lorenzo y Rossi. Al final ocurrió lo que esperábamos, Rossi se hartó y Márquez acabó en el suelo.
 
Rossi no debió sacar la pierna pero hay que tener en cuenta que, antes de esa acción, Márquez estuvo a punto de tirarlo al suelo en varias ocasiones, metiéndose con la moto contra él como un kamikaze y eso se ve claramente en las imágenes. No hay que juzgar solo el “momento patada” de la curva 14, también hay que ver la carrera desde el instante en que Márquez se echa a un lado para que Lorenzo pase limpiamente y observar la agresividad gratuita con la que Márquez acosa una y otra vez a Rossi. Es más, en varias ocasiones Rossi se volvió en la moto haciendo señas a Marc sin que le hiciera el menor caso.

Después de ver muchos videos muchas veces sobre el momento de “la patada” me atrevo a decir que no hubo tal patada. Si bien es cierto que Rossi mueve la pierna hacia afuera también se aprecia que lo hace décimas de segundo después de que Márquez le embista por enésima vez y le golpee en la pierna con el casco. Me parece una acción muy antideportiva por parte de Marc, aunque con ello no quiero exculpar a Rossi.

A pesar de ser uno de mis pilotos favoritos, pienso que la forma de pilotar de Márquez es demasiado agresiva, se cuela por donde no hay espacio obligando, en muchas ocasiones, a salirse de la trazada a otros pilotos para evitar la caída. En mi casa hace tiempo que veníamos comentando este tema y opinando que alguien debería llamarle la atención sobre ese punto, corregirle y, de esa forma, evitar males mayores.
 
Desde el mismo instante en el que Márquez rodó por el suelo se inició en las redes sociales una batalla campal que todavía sigue.
 
Significativas son las opiniones de algunos pilotos y ex-pilotos de motos como, por ejemplo, la de Loris Reggiani que declaró que “en Sepang ni siguiera Ghandi habría resistido a las provocaciones de Márquez”; o Andrea Iannone que comentó que Márquez debería calmarse un poquito y ser más cuidadoso con esos golpecitos que va dando siempre a diestro y siniestro con la moto.



Pero, en mi opinión, las declaraciones más directas son las que hizo Javier Alonso, Director General de Dorna Sports en un programa de radio: “Con todas las imágenes que hemos visto, solo apreciamos que Valentino alarga la trazada para intentar sacar a Márquez de pista, Marc gira su moto hacia la de Valentino, y entonces es cuando Rossi se mueve, pero eso no es una patada” y “no entendemos la actitud de Márquez yendo a cuchillo a por la tercera posición. Marc no hace nada ilegal pero lleva la situación a un límite que tiene poco sentido, y por eso Rossi hace lo que hace, aunque no es justificable”.

Aun así han “castigado” a Il Dottore con salir en última posición de la parrilla de salida en la próxima carrera y a Márquez nada.

¿Quién tiene razón? Me parece que solo hay dos personas que saben lo que realmente ocurrió y son ellos. Rossi y Márquez saben que tras esa curva hay mucho más y deberían arreglarlo en privado, por el bien de ellos, del motociclismo y del deporte en general. Son ídolos para muchos niños y deberían dar ejemplo.
 
Valentino Rossi es el mejor piloto de motociclismo de todos los tiempos y, este domingo, en Cheste, me gustaría ver una carrera de tú a tú entre Rossi y Lorenzo.
 
Me gustaría ver una gran batalla deportiva, limpia y sin interferencias de otros pilotos ni “ayudas” que puedan ensuciar la competición.
 
Y me gustaría que el que gane el campeonato lo haga a lo grande, ganando la carrera.
 
Y me gustaría que ese campeón fuera Valentino Rossi.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario