domingo, 13 de noviembre de 2016

"Juego de tronos" (Canción de hielo y fuego, 1) de George R. R. Martin

 

  
¿Hay alguna persona en el mundo que a estas alturas no conozca este libro? Lo dudo mucho. Pero, por si hay por ahí algún despistadillo, voy a hacer una entrada cortita y sin desvelar nada importante. "Juego de tronos" es la primera entrega de la saga "Canción de hielo y fuego" escrita por George R. R. Martin.
 
En un principio la serie de novelas estaba estructurada en forma de trilogía pero, visto el gran éxito que ha tenido y la gran cantidad de tramas y sub-tramas que el Sr. Martin quiere desarrollar, ha anunciado que constará de siete entregas. Hasta el día de hoy se han publicado cinco:
 
-"Juego de tronos".
 
-"Choque de reyes".
 
-"Tormenta de espadas".
 
-"Festín de cuervos".
 
-"Danza de dragones".
 
Tendremos que esperar hasta el año que viene, por lo menos, para que se publique la sexta entrega que llevará por título "Vientos de invierno".
 
La acción de esta primera novela transcurre en un mundo poblado de valerosos guerreros, dragones, hombres de negro, infranqueables muros de hielo, nobles corruptos, vasallos, brujas, reyes (demasiados), magia negra, asesinos despiadados, hombres de honor, traidores, hermosas damas, bastardos reales,...
 
En el continente de Poniente se trastocaron las estaciones debido a un cataclismo cósmico desconocido ocurrido en el pasado. Este hecho hizo que cada una de las cuatro estaciones pueda durar varios años. Cuando empieza la novela nos encontramos en el noveno año del verano y sus habitantes se preparan para el largo invierno que se avecina ("Se acerca el invierno" ¿os suena este lema?).
 
La antigua dinastía de los reyes Targaryen, descendientes de los legendarios dragones, ha sido derrocada por Robert Baratheon, un gran rey para unos y un asesino usurpador para otros. Solo existen dos supervivientes de la matanza de los Targaryen: el príncipe Viserys y la princesa Daenerys de la Tormenta. Ambos exiliados y preparando la vuelta a su reino con un gran ejército que les devuelva su trono.
 
En el norte, en Invernalia, se encuentra Eddard Stark, también conocido como Ned. Es amigo íntimo del rey Robert y desempeña el cargo de Guardián del Norte hasta que, por mandato del rey, abandona sus tierras para trasladarse a la capital del reino, Desembarco del Rey. Allí deberá descubrir cuál fue la verdadera causa de la muerte del principal Consejero del Rey que ha fallecido en circunstancias un tanto extrañas. Se verá envuelto en un montón de intrigas palaciegas que le llevarán a descubrir un gran secreto que podría cambiar la historia, ganándose el odio de la reina Cersei, esposa del rey Robert, y de toda su familia: los Lannister. Malos enemigos.
 
La popularidad de esta novela se vio incrementada de forma espectacular gracias a la magnífica adaptación que de ella se hizo para la serie de televisión del mismo título. Mucho se ha hablado desde que se estrenó y, en mi opinión, se ajusta bastante a la novela original.
 
Hay varios tipos de público aficionado a "Juego de tronos": los que han leído las novelas y no quieren ver la serie porque dicen que no se adapta a la novela en su totalidad, los que ven la serie pero no han leído las novelas y los que vemos la serie y hemos leído las novelas.
 
Cuando empezó a emitirse la serie por televisión yo había leído ya las dos primeras novelas: "Juego de tronos" y "Choque de reyes". Aunque no soy aficionada a ver la tele, porque odio los anuncios, y tampoco me gusta demasiado ver series o películas adaptadas de novelas, porque casi siempre me decepcionan, en este caso hice una excepción pues días antes del estreno  vi y escuché esto:
 
 

Una serie de televisión que tiene esta banda sonora no puede estar mal hecha. Así que el día en cuestión me senté delante de la tele a ver con qué me sorprendían. No me levanté del sofá en toda la emisión del primer capítulo. Es más, no me pude levantar del sofá hasta pasados unos diez minutos del final porque, a pesar de que ya sabía lo que iba a pasar con Bran, me pareció una serie tan bien hecha y tan cuidada que me quedé como en shock (la falta de costumbre de ver algo bueno en televisión).
 
Es cierto que, aunque es muy fiel a la novela, las adaptaciones siempre dejan muchas cosas por el camino: personajes que no aparecen en la serie y sí en la novela, cambios de ubicación, tramas que se quedan en el aire, personajes cuya trayectoria o motivaciones conocemos mejor en el libro y en la serie quedan un poco cogidos con pinzas,... Es lógico que esto suceda, pero también es cierto que George R. R. Martin supervisa los guiones definitivos capítulo a capítulo para que todo cuadre, aunque hace poco anunció que ya no va a participar en los de la nueva temporada para poder dedicarse plenamente a su novela.
 
Pasaría horas y horas hablando de estas novelas porque dan tema de conversación para rato, pero por hoy ya está bien. En próximas entradas daré mi opinión sobre algunos de los personajes más destacados y sobre mis propias teorías acerca de quién es el verdadero rey de Poniente.
 
De momento estoy contenta porque, tras acabar de leer "Danza de dragones", uno de mis dos personajes favoritos sigue vivo. No diré quién es no vaya a darle alguna macabra idea al Sr. Martin ¡que ya sabemos cómo las gasta!
 
Primeras líneas
 
"-Deberíamos volver ya -instó Gared mientras los bosques se tornaban más y más oscuros a su alrededor-. Los salvajes están muertos.
 
-¿Te dan miedo los muertos? -preguntó Ser Waymar Royce, insinuando apenas una sonrisa.
 
-Los muertos están muertos -contestó Gared. No había mordido el anzuelo. Era un anciano de más de cincuenta años, y había visto ir y venir a muchos jóvenes señores-. No tenemos nada que tratar con ellos.
 
-¿Y de veras están muertos? -preguntó Royce delicadamente-. ¿Qué prueba tenemos?
 
-Will los ha visto -respondió Gared-. Si él dice que están muertos, no necesito más pruebas."

No hay comentarios:

Publicar un comentario