domingo, 27 de noviembre de 2016

"La saga de los longevos" de Eva García Sáenz de Urturi

 
El Museo de Arqueología de Cantabria está dirigido por los hermanos Iago y Jairo del Castillo, ayudados por su padre Héctor y por su hermana pequeña Kyra. La familia está muy unida y forman un clan perfectamente cerrado hasta que contratan a Adriana Alameda, una joven licenciada en historia, que ocupará el cargo de conservadora jefe del área de prehistoria del museo. En realidad, el museo y todo lo que le rodea es una tapadera para ocultar sus verdaderas identidades: Iago es Urko y tiene 10.000 años; Jairo es Nagorno y es un escita de 3.000 años; Kyra es celta y tiene 2.500 años y Héctor es el padre de todos los padres pues cuenta con la increíble edad de 28.000 años. Todos los humanos que habitan sobre la Tierra son sus descendientes.
 
Adriana, por su parte, ha regresado a Santander porque está en un momento de su vida en el que ya se ve fuerte para enfrentarse a la verdad y descubrir los motivos que llevaron a su madre al suicidio unos quince años atrás.
 
La autora de la novela es Eva García Sáenz de Urturi. Cuando compré el libro no la conocía pero reconozco que me llamó la atención la portada. Es una foto del impresionante monumento que hay en Santander, obra de José Cobo Calderón, dedicado al incendio de Santander del año 1941 y a su reconstrucción. Eché un vistazo al libro, me gustó lo poco que leí y me lo llevé.
 
Me leí las 583 páginas en dos días y medio de lo adictiva que me resultó su lectura. No podía dejar de leer. Tiene todo lo que me gusta: historia, ciencia, amor, secretos familiares, arqueología, aventura,...
 
La trama es muy original, está muy bien escrita y todo queda atado. Resulta creíble, a pesar del tema, porque la autora se documentó muy bien y supo plasmar en sus páginas, de manera científica, las mutaciones genéticas que han convertido a esta familia en longevos.
 
Los personajes son muy atractivos por la cantidad de matices que tienen. No son perfectos, tienen cosas buenas y cosas malas, como todos. Eso les hace ser más humanos e incluso sirve para justificar algunos de sus comportamientos que, a priori, podrían parecernos extremos. Todos sus actos tienen un motivo, para bien o para mal. Cada uno a su manera busca encontrar la explicación a su longevidad, unos para prolongarla y otros para acabar con ella.
 
Por ponerle algún defecto, en el momento en que acabé su lectura, diría que me quedé con ganas de una segunda parte porque la historia es tan amplia y los personajes están tan bien logrados que dan para mucho más. Aunque tenía esperanzas de seguir con la aventura al saber que era la primera novela perteneciente a una saga.
 
A día de hoy ya está publicada la segunda novela titulada "Los hijos de Adán". Problema resuelto.
 
Primeras líneas
 
"Día de Venus, vigésimo primero del mes de Nion
 
10310 d.a. (desde mi alumbramiento)
 
Viernes, 9 de marzo
 
Me despertó la sensación angustiosa del agua saturando mis fosas nasales, colonizándome la boca e inundando la garganta, camino de los pulmones. El suelo blanco resbaló a mis pies, y me agarré desesperado a los bordes de la tina para salir a la superficie.
 
Aire.
 
Por suerte el aire vino a salvarme y tosí como lo haría un anciano. Después me alcé y quedé de pie, desnudo, con el agua que por poco acaba conmigo chorreando por mi espalda.
 
Serénate, me ordené."

No hay comentarios:

Publicar un comentario