jueves, 13 de abril de 2017

"La Primera Guerra Mundial contada para escépticos" de Juan Eslava Galán

 
"El 28 de junio de 1914 amanece radiante. En la próspera Europa, las fábricas están en plena producción; y las cosechas, listas para la siega. Es un mundo feliz, en especial para sus clases acomodadas: la aristocracia, los industriales, los banqueros, los altos funcionarios y los políticos. The idle rich, como dicen los ingleses.
 
Gracias a los avances de la ciencia y de la técnica, nunca se ha vivido mejor. La satisfecha sociedad occidental contempla el futuro con optimismo. Es la belle époque, especialmente bella para los pudientes.
 
Este verano promete ser excepcionalmente tranquilo, como recordará Churchill en sus memorias.
 
Han comenzado las vacaciones. Los gobiernos se dispersan, los parlamentos cierran, los balnearios y los casinos de ruleta abren. Para los políticos es tiempo de relajarse y disfrutar, de mirarse al espejo, meter la barriga y pensar, aprobadoramente: Mira adónde has llegado, parlamentario, ministro, diputado, jefe de partido, general del ejército...; eres estupendo. Un sueldazo y una posición".
 
De nuevo os traigo un libro. El de hoy es de uno de mis escritores favoritos, como ya habéis visto en el título, se trata de Juan Eslava Galán y "La Primera Guerra Mundial contada para escépticos". Soy muy aficionada a los libros de historia, pero si esos libros son de este magnífico escritor se convierten automáticamente en imprescindibles para mí. Cuando voy de librerías ya no miro ni el título, veo un libro de Eslava Galán y lo cojo al vuelo. Sé que es una apuesta segura.
 
En esta ocasión nos deleita con una magistral narración sobre lo que fue la Primera Guerra Mundial. Desde el principio nos damos cuenta de que la intención del autor es contarnos la Historia de forma rigurosa, con gran profusión de detalles y datos, pero cargada de una inteligente ironía.
 
Los títulos de algunos capítulos hablan por sí solos; por ejemplo, Entre todos la mataron y ella sola se murió (la paz, claro), El lobo se merienda a las tres vacas o Al káiser no le salen las cuentas. 
 
Los capítulos son cortos lo que da agilidad a la lectura. Hay gran profusión de fotografías e ilustraciones que nos muestran, con el máximo detalle posible, todo tipo de armamento de la época, a los protagonistas de las diferentes historias, los uniformes que llevaban, la propaganda de los diferentes bandos,...
 
Por aquel entonces, hace más de cien años, Europa se las prometía muy felices por la envidiable situación económica de la que disfrutaba, por la gran cantidad de adelantos científicos y técnicos que mejoraban notablemente la calidad de vida comparándola con años anteriores, por las (en apariencia) cordiales relaciones políticas que había entre los diferentes estados, etc. 
 
Pero algo vino a derrumbar estrepitosamente toda esta (falsa) ilusión de vida perfecta: el asesinato en Sarajevo del archiduque Francisco Fernando, heredero del Imperio Austrohúngaro, y de su esposa, la duquesa Sofía.
 
A partir de ese momento, se fueron encadenando una serie de hechos, a cual peor, que hicieron que la situación desembocara en una cruenta guerra entre más de cincuenta países que acabó con la vida de más de diecinueve millones de personas. En ella se invirtieron una enorme cantidad de recursos, no solo humanos, sino también científicos y económicos. Tuvieron un papel muy destacado las nuevas tecnologías que sirvieron para mejorar las armas de las que se disponía hasta ese momento: la pólvora sin humo era más potente que la pólvora negra lo que hizo que se redujese el tamaño de las balas y aumentara su alcance; se utilizaron enormes cañones con munición fragmentada, ametralladoras con cintas de balas, tanques, gases venenosos y lanzallamas; gracias a los aviones, a los zepelines y a los submarinos se podía bombardear desde el aire y desde el fondo del mar. La industria a nivel mundial se dedicó, casi exclusivamente, a la construcción de material bélico de todo tipo. En cuatro años aquella devastadora guerra total arruinó Europa y, todavía en la actualidad, perduran las consecuencias de aquellos días.
 
Pero, Eslava Galán, no solo nos habla de la guerra oficial, de las estrategias militares de la época, del armamento utilizado y demás, si no que también nos muestra las pequeñas historias cotidianas de la población civil, de la vida en las trincheras, de la desinformación generalizada de la prensa (bien llamado "el cuarto poder", cada uno contaba las batallas según le convenía), de Mata Hari, de Rasputín, del joven soldado Hitler y de cientos de anécdotas curiosas y pequeños detalles sorprendentes que en la historia oficial pasan desapercibidos.
 
Nunca la historia resultó tan interesante y entretenida hasta que empezó a contarla Juan Eslava Galán. Totalmente recomendada para los que les gusta leer libros de historia y también para los que no.
 
"La guerra es una masacre entre personas que no se conocen, en beneficio de otras personas que sí se conocen, pero no se masacran."
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario