lunes, 26 de junio de 2017

La vida no vivida

"… Miró buscando comprensión en sus ojos, y la encontró. Ella dijo:
-La vida que no has vivido y llevas dentro quiere salir. Deberías escucharla.
-He estado escuchándola, creo que por eso estoy aquí. De hecho, empezaba a preguntarme si…
-¿Sí?
Dudó. La encantadora sonrisa de Enone brilló ante sus ojos, desvaneciéndose luego en la resplandeciente aura de la presencia de Afrodita.
-Lo que decías ahora mismo… ¿Crees que puede pasarme a mí?
-Quisiera pensar que sí, aunque… -dudó, echó hacia atrás un desordenado rizo de su cabello. Sonrió, sacudió la cabeza, miró a otro lado.
-Sigue.
Afrodita volvió a él sus ojos inquisitivos.
-¿Estás seguro de que quieres?
-Sí –volviendo a tragar saliva, le sostuvo la mirada-. Totalmente seguro.
La diosa pareció pensárselo más.
-Mira, estas cosas son siempre misteriosas. Es algo entre dos, ya sabes. No pasa con cualquiera. Tiene que haber un encuentro entre dos almas, almas que se reconozcan. Y cuando lo hacen, de pronto hay una asombrosa libertad del sentimiento y de los sentidos que… Bueno, pues que no encuentran en nadie más. Es la mayor experiencia de todas, y no todos la tienen –inclinándose, le dirigió otra sonrisa compungida-. Me temo, pues, que no es sólo cosa tuya.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario